El trend Poblano

Taxistas vs el futuro del transporte

Omar Villaseñor

En Puebla, entre muchas otras protestas, hemos presenciado el segundo round de la lucha por el transporte individual: taxistas contra chóferes de apps móviles (Uber, DiDi y Cabify). El enfrentamiento se ha agudizado al límite de caer en la violencia.

Y es que la disputa entre taxistas y plataformas no es nueva ni exclusiva de Puebla: las hostilidades, generadas en su mayoría por el primer grupo, prácticamente se expandieron por todo el mundo, principalmente en América Latina. Países como Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y México viven este enfrentamiento.

La principal queja de los taxistas es por la “competencia desleal” que existe entre ambos servicios; sin embargo, es claro que el ardor proviene de la preferencia del público, ya que en los últimos años, los usuarios han optado por elegir Uber y otras compañías en lugar de los tradicionales taxis. 

Por un lado, es claro que el servicio de taxi, en México concretamente, sufre de una pésima fama: inseguridad, mal servicio, cuotas elevadas. Hasta hace unos años, esto no habría cobrado relevancia, pues prácticamente no existía competencia; actualmente, aplicaciones como DiDi nos ofrecen una experiencia más atractiva y, consecuentemente, representan una competencia directa contra los servicios de transporte convencionales.

Del otro lado de la moneda tenemos a aplicaciones como Cabify, que nos proveen de un servicio personalizado, de calidad, de estilo ejecutivo y, sobre todo, de fácil acceso, ya que se encuentra al alcance de nuestra mano o de nuestro teléfono.

Es más que obvio que el usuario prefiere, en esta era de la revolución digital, un servicio diseñado para su smartphone con el que pueda monitorear su viaje en todo momento, pagar con tarjeta o en efectivo, e incluso compartir su ubicación en tiempo real.

Así que los gremios de taxistas, más allá de comportarse como una mafia o de realizar las viejas prácticas sindicales del siglo pasado, deberían enfocarse en limpiar su desgastada imagen pública, en trabajar en sus fortalezas; en fin, en aplicar al menos los conceptos básicos de marketing: por ejemplo, podrían empezar por algo tan simple como poner al público en el centro de su estrategia comercial.

Si algo es evidente, es que esta contienda no es contra Uber, DiDi y Cabify ni contra los taxistas; se trata de una lucha contra el futuro. ¿Se imagina si Kodak o Blockbuster hubiera ganado una batalla de este estilo?

QUIZÁS TE PUEDA INTERESAR

Volcanes El Despertar

29 Nov.

Entre Volcanes

Volcanes El Despertar

27 Nov

Entre Volcanes

Volcanes El Despertar

25 Nov.

Entre Volcanes