Templo Mayor

Templo Mayor 3 de noviembre

Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 02-Nov-2019 .-CADA VEZ se entiende menos la actitud de Andrés Manuel López Obrador hacia las Fuerzas Armadas, sobre todo tomando en cuenta que les ha encargado desde construir un aeropuerto, hasta combatir el sargazo.
PESE a ello, el mandatario tunde un día sí y otro también a las instituciones castrenses, no con ataques directos, pero sí con agresiones sordas como las descalificaciones y el empoderamiento de sus críticos. Y ayer, de plano puso en la mesa un golpe de Estado.
NADIE cuya opinión importe ha planteado semejante despropósito, pero el Presidente escribió en Twitter que en México no hay espacios para “los Huertas, los Francos, los Hitler o los Pinochet”, lo cual es cierto.
PERO, en lugar de reconocer la lealtad de los militares, escribió que gracias al amplio apoyo popular del que goza no podría haber un golpe de Estado en México.
EN ESA lógica, si no tuviera esa base social, ¿el Ejército ya lo habría derrocado? Eso es lo que está diciendo, sin decirlo, el Presidente. ¿Pero qué necesidad de maltratar así a las Fuerzas Armadas?


CUANDO se supo que Olga Sánchez Cordero sería la representante del Poder Ejecutivo en la toma de posesión de Jaime Bonilla, hubo quienes ilusamente creyeron que finalmente la Presidencia estaba mandando un mensaje claro de que el amigo de Andrés Manuel López Obrador no podía agandallarse 3 años de gobierno.
SIN EMBARGO, ya se vio que entre risa y risa, la secretaria de Gobernación está segura de que “pervivirá” la llamada “Ley Bonilla” que amplía el gobierno en Baja California de 2 a 5 años.
¿SERÁ entonces que la funcionaria sí acudió a la toma de posesión para mandar un mensaje, pero dirigido a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de que ni se les ocurra pensar en algo que no sea la pervivencia del agandalle? Es pregunta que no juzga ni prejuzga.


POR CIERTO, a raíz del video que se hizo viral el viernes, quien cayó en la hoguera de Twitter fue Olga Sánchez Cordero, a quien ahora llaman Olga Sánchez Florero. ¡Ouch!


CUENTAN que en la Secretaría del Ambiente, que encabeza Víctor Toledo, hay un fuerte conflicto interno.
MIENTRAS el secretario quiere frenar la aprobación de las Manifestaciones de Impacto Ambiental para la construcción de dos presas, el subsecretario Julio Trujillo le está jugando las contras, pues quiere darles luz verde.
A VER cómo acaba ese pleito en el que, dicen, mucho tienen que ver las empresas mineras que se verían beneficiadas con las obras.

QUIZÁS TE PUEDA INTERESAR

Templo Mayor

Agencia Reforma

Templo Mayor 11 Nov

Entre Volcanes

Redacción

Volcanes El Despertar

Entre Volcanes

Redacción

Volcanes El Despertar

Templo Mayor

Agencia Reforma

Templo Mayor 31 Oct.