Adrián,un superhéroe que combate la diabetes

La historia de Adrián es una de las tantas que viven el 12% de los menores de edad que padecen diabetes tipo 1 en el Estado

Foto: El Despertar

Por Norma Angélica Herrera

Adrián, es un superhéroe de 4 años de edad, que tiene que lidiar a diario con la diabetes tipo 1, que le diagnosticaron en febrero. Junto a Mamá Páncreas comenzó una lucha incansable para mantener sus niveles de glucosa estable lo que les ha conllevado a cambiar la rutina diaria, la alimentación y la forma de vida.

La batalla ha sido incansable, pero ambos, saben que para tener calidad de vida y cumplir sus sueños, deben luchar a diario.

El pequeño guerrero ingresó al hospital a inicio de año y después de varios estudios, el 17 de febrero le diagnosticaron Diabetes tipo 1.

“Le diagnosticaron diabetes, una enfermedad crónica degenerativa que hace que el páncreas pierda su función principal. Le llaman diabetes por el desajuste de azúcar en la sangre, pero no tiene relación cercana con la diabetes tipo 2 que es la más común en el País”, detalló Mamá Páncreas.

Al principio no entendía porque le tenían que picar sus deditos al menos tres veces al día para checar sus niveles de glucosa o porque tenían que inyectarle insulina cada que ingería alimento, poco a poco fue entendiendo cómo tenía que cuidarse. 

“Aunque ambos deben seguir una dieta y hacer ejercicio, la tipo 1, demanda mucha más atención, más controles en su niveles de azúcar, con chequeos entre 6 a 7 veces al día, tomas de azúcar, conteo de carbohidratos y aplicaciones entre 3 a 4 veces al día”, puntualizó.

¿CÓMO ES EL DÍA A DÍA DE ADRIÁN?

El niño de 4 años aprendió a darse piquetitos sólo y a poner las cosas para que Mamá Páncreas lo estabilice.

En su inocencia, a veces, quiere saltar muy alto para ver si así se le bajan sus niveles de glucosa.

En pocos meses también aprendió a rechazar los dulces o los antojos que a los niños de su edad les gustan. Cuando hay convivios en la escuela, en ocasiones no va para que no se le antojen lo que los demás comen o lleva su lunch nutritivo.

LAS RECAÍDAS

En estos meses, ha habido recaídas y aunque los papás páncreas hacen todo por cuidarlo, ha ingresado al hospital por alteraciones en su organismo. Sin embargo, él imagina que los aparatos que le colocan en su cuerpo son súper poderes que le dan los médicos para que sea más fuerte y emprenda cualquier reto con su salud.

Cuando él se siente débil, sólo le dice a mamá páncreas que “no tiene gasolina” y ella lo toma como una señal de alerta de que algo anda mal con su glucosa.

En esta batalla diaria, los papás páncreas han sentido coraje, impotencia y dolor por ver sufrir al pequeño guerrero y por tener que hacer esfuerzos sobrehumanos para absorber los gastos que la enfermedad genera.

Aunque cuentan con Seguro Social, tienen que comprar las tiras para medir la azúcar, las jeringas y mantenimiento de una microinfusora. Gastos mensuales que alcanzan los cinco mil pesos. Además, tienen que luchar porque la insulina no se agote en los nosocomios y se las den mes con mes.

“La diabetes tipo 1 no es una condición que se tome a la ligera. Conlleva más que una buena alimentación y ejercicio. Nos lleva muchos gastos. Gastos que lograr cumplirlos se vuelve un lujo. Gastos que muy pocas personas pueden llegar a cumplir. Gastos que salen de mucho esfuerzo, de nuestra mano, de manos de familiares, y amigos”, dijo Mamá Páncreas.

Jesús Rubio, director General del Hospital de Cholula, reconoció que es una enfermedad que va en incremento y que genera graves daños en el organismo de los menores lo que genera muertes prematuras.

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Indagan en aduanas a 80% de los mandos

El 80 por ciento de los administradores de las 49 aduanas del País están bajo investigación.

Entrevista con Jonathan Collantes

Proponen sancionar a choferes que no cumplan con el reglamento del transporte público.