Crece rebelión contra Áñez

Los manifestantes, que exigieron el respeto a la Constitución, así como el regreso de Evo Morales, fueron reprimidos por la Policía con gas lacrimógeno.

Foto: Agencia Reforma

Por Agencia Reforma, Staff

LA PAZ, Bolivia 13-Nov-2019 .-Miles de indígenas y campesinos salieron ayer a las calles de Bolivia para protestar en el centro de esta ciudad contra la autoproclamada Presidenta de transición, Jeanine Áñez, en una jornada con bloqueos y enfrentamientos ante las fuerzas de seguridad.

Los manifestantes, que exigieron el respeto a la Constitución, así como el regreso de Evo Morales, fueron reprimidos por la Policía con gas lacrimógeno.

La movilización provenía en su mayoría de la ciudad de El Alto -unos 10 kilómetros al oeste de La Paz-, bastión del Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales.

A su paso realizaron bloqueos y algunos gritaban “ahora sí, guerra civil”.
Unos grupos intentaron entrar a la plaza Murillo, la sede del Palacio de Gobierno y del Legislativo, y fueron repelidos por la Policía con gases lacrimógenos.

Otro sector prendió fuego a las puertas de una casa patrimonial situada cerca de la plaza Mayor de San Francisco.

La Policía también intentó dispersar a los movilizados con cargas de gases lacrimógenos.

En regiones como la central Cochabamba, campesinos y productores de hojas de coca afines a Morales bloquearon carreteras que van hacia Santa Cruz.

Además, hubo reportes de enfrentamientos en Yacapaní y Montero, donde se reportaron decesos.

El diputado Juan Cala Ortega denunció en Twitter múltiples muertes y acusó que los medios de comunicación no están informando los hechos.
El Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) reportó que al menos 10 personas han muerto, de los cuales 8 casos fueron por arma de fuego, tras 24 días de movilizaciones por un presunto fraude electoral en los pasados comicios.

La Defensoría del Pueblo indicó que además van 508 heridos y 460 detenidos.

En tanto, un grupo de legisladores del MAS denunció ayer que no pudo ingresar a la Asamblea Legislativa, tras un altercado con la Policía en el que jalonearon e intentaron detener a la senadora y ex presidenta del Senado Adriana Salvatierra.

“Si se quiere pacificar al país, este es el espacio del diálogo. Déjennos que se recomponga la cámara de senadores y la cámara de diputados. (…) Déjennos sesionar”, instó la diputada del MAS Sonia Sandoval.

Por su parte, Áñez, quien había pedido a las Fuerzas Armadas contener las protestas, nombró un nuevo Alto Mando Militar en el periodo de transición.
La Presidenta posesionó al general del Ejército Carlos Orellana como comandante de las Fuerzas Armadas, en un evento realizado en el Palacio de Gobierno de La Paz.

El acto de juramento se enmarcó en un protocolo en el que se repuso un crucifijo y dos cirios junto a la Constitución de Bolivia, pese a que en ella se establece que el Estado boliviano es laico.

Por la noche, Áñez asignó a un gabinete de urgencia compuesto por 11 ministros (de 20 cargos).

La Presidenta interina incluyó entre los funcionarios a senadores de Unidad Demócrata, su partido en el Parlamento boliviano, que es la Oposición frente a la mayoría del MAS.

Las clases en Bolivia han sido suspendidas por los enfrentamientos y decenas de comercios se mantuvieron cerrados ante la violencia en las calles.

En tanto, un grupo de legisladores del MAS sesionó anoche y denunció que por la tarde les habían impedido el acceso a la Asamblea Legislativa, tras un altercado con la Policía en el que jalonearon e intentaron detener a la senadora y ex presidenta del Senado Adriana Salvatierra.

“Nos han agredido, nos han echado gas y no han dejado entrar a todos los miembros a esta sesión, exigimos a los que hacen creer que vivimos en un Estado de Derecho, respeten las labores de la Asamblea.

“Déjennos trabajar, la pacificación debe pasar primeramente por este escenario”, instó la diputada del MAS Sonia Sandoval.

Piden a Áñez enfocarse en Bolivia, no en México

El subsecretario para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes, recomendó a la autoproclamada Presidenta de Bolivia Jeanine Áñez, pensar cómo solucionar la situación en Bolivia, en vez de opinar sobre México.

Luego de que Áñez declaró este martes que le dan pena los mexicanos por haber elegido a un socialista como Presidente, el funcionario de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo que la senadora boliviana asumió una gran responsabilidad.

“Ella tomó la decisión de asumir una responsabilidad muy importante y que debería de ser consecuente con dicha responsabilidad que está en su país, no en lo que hacen otros países”, aseveró en entrevista con REFORMA.

“Nos halaga que esté pensando en nosotros pero sí creo que debería pensar más en la responsabilidad que asumió antes que estar pensando en otros países”, agregó.

La segunda vicepresidenta del Senado de Bolivia se proclamó Presidenta de ese país en una sesión rápida, sin respetar los protocolos de la Asamblea Legislativa y sin que el órgano legislativo reuniera el quórum necesario.

Cuestionado sobre esta situación, Reyes reiteró que el Gobierno de México no desconoce ni reconoce ningún gobierno e indicó que lo que el Gobierno de México hace es mantener o romper relaciones diplomáticas con los Estados.

“En este caso, hasta el momento, con el Estado boliviano sí se van a mantener las relaciones diplomáticas porque hay una gran cantidad de mexicanos viviendo allá, que serían los principales afectados si rompemos relaciones diplomáticas porque eso implicaría reducir nuestro nivel de representación allá, y además esta persona anunció que convocarán a nuevas elecciones nuevamente”, explicó.

“Tenemos que ver cómo se van presentando los acontecimientos e ir tomando una decisión”, añadió.

Afirmó que por el momento lo que más le importa a la Cancillería mexicana es que los mexicanos que viven en Bolivia estén bien, que la crisis social y la violencia aminoren en ese País, que las personas que han solicitado asilo en la Embajada mexicana en Bolivia estén bien y que las instalaciones diplomáticas no sea vulneradas.

“De manera responsable eso es lo que tenemos que cuidar por encima de cualquier acción de comunicación que no abona nada ahorita”, aseguró.

Por motivos de seguridad, el subsecretario de la SRE rechazó detallar cuántos asilados hay en la Embajada de México en Bolivia actualmente, pero indicó que el número de 20 durante el fin de semana ha ido cambiando.

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Indagan en aduanas a 80% de los mandos

El 80 por ciento de los administradores de las 49 aduanas del País están bajo investigación.

Entrevista con Jonathan Collantes

Proponen sancionar a choferes que no cumplan con el reglamento del transporte público.