Familiares de policías asesinados cobran 240 mil pesos

Los uniformados consideran poco el monto del seguro de vida para sus familias

Foto: El Despertar

Por Norma Angélica Herrera

Doscientos cuarenta mil pesos es lo que reciben los familiares de los policías municipales que no regresan a casa luego de que los asesinen en cumplimiento de su deber.

Además de tener que lidiar con el dolor de perder a su familiar, los deudos tienen que lidiar con trámites administrativos para cobrar el seguro de vida que ofrece el Ayuntamiento de Puebla y consideran mínimo porque en ocasiones dejan hijos, menores de edad, estudiando.

Un elemento municipal, que prefirió omitir su nombre, aseguró que el dinero no es suficiente ni compensa el perder la vida cuando son agredidos en su actuar policial.

“Dan bien poquito, uno arriesga la vida y las autoridades no se ponen a ver que dejamos familias a la deriva. Muchos han dejado hijos en orfandad y por lo menos los deberían becar para que acaben sus estudios”, dijo el uniformado con 5 años en la corporación.

Este año han fallecido tres uniformados de la Policía Municipal. El primero fue el 7 de julio cuando uniformados municipales se trasladaron a San José Los Cerritos a la junta auxiliar de San Pablo Xochimehuacán cuando recibieron el llamado de que había disparos en vía pública.
Francisco Daniel Tela Flores, de 24 años de edad recibió uno de los balazos y murió.

Mientras que Yasmín Ortiz Delgado falleció luego de que un automovilista en estado de ebriedad chocara la patrulla en la que ella viajaba y posteriormente la atropelló en San Felipe Hueyotlipan.

El último caso se registró la semana pasada cuando se registró una balacera en Minerales del Sur en donde murió Jesús Humberto Vázquez Ojeda, comandante de la corporación y quien tenía 3 días de ser adscrito a la zona.

QUIZÁS TE PUEDE INTERESAR

Indagan en aduanas a 80% de los mandos

El 80 por ciento de los administradores de las 49 aduanas del País están bajo investigación.

Entrevista con Jonathan Collantes

Proponen sancionar a choferes que no cumplan con el reglamento del transporte público.